Chico inventa bolsas hechas de yuca ideales para que al caer al mar se conviertan en alimento de peces

¿Alguna vez has pensado en ingerir una bolsa? Estoy segura que no, pues es algo descabellado, yo tampoco lo he pensado.

Al rededor del mundo han inventado tantas cosas sorprendentes que nos han dejado boquiabiertos a todos y la que te comentaré a continuación no será la excepción.

En busca de cuidar el ambiente y evitar la contaminación, en Indonesia idearon una bolsa hecha con el almidón de la yuca, si, así como lo acabas de leer, la yuca no lo sirve para comer.

Kevin Kumala, fue el responsable de esta creación, su idea surgió cuando regresó a su ciudad natal Bali y se encontró una gran cantidad de plástico en las playas.

Este joven biólogo, vivió durante 10 años en Estados Unidos y al volver a su país sintió decepción por la gran contaminación que había, esto lo motivó a innovar en pro del ambiente.

Kumala aseguró que “Cuando iba a surfear o a bucear ya no era un placer para mí, encontraba plásticos en todas partes”.

Las bolsas de plástico pueden durar hasta 300 años para degradarse y esto era algo que inquietaba a este noble ciudadano.

La contaminación fue lo que lo impulsó a concentrarse en buscar un elemento que pudiera remplazar las bolsas de plástico.

Luego de tanto esfuerzo Kumala consiguió la solución en la yuca.

En indonesia este tubérculo abunda, por lo que fue ideal para este joven, lo que necesitó para su descubrimiento fue el almidón de esta planta.

El proceso de elaboración fue prácticamente el mismo que utilizan generalmente en la creación de bolsas y hasta las mismas herramientas fueron usadas en este desarrollo.

Una maquina de sellado, una de moldeo por soplado y una maquina de corte, fueron los implementos de Kevin.

El precio de una de estas bolsas es más del doble de lo que cuesta una normal, es decir, 5 centavos de dólar. Con la particularidad de que las bolsas de yuca se pueden biodegradar en menos de 100 días y sumergidas en agua caliente se disuelven en tan solo minutos.

A través de Youtube se viralizó un vídeo en el que aparece el indonesio tomándose un agua en la que había diluido una de sus bolsas de yuca.

Aunque ud no lo crea: esta mujer se cree dueña del sol y quiere cobrar por su uso

Junto a su socio Daniel Rosenqvist abrieron una fabrica llamada Avani Eco en el año 2014.

En la misma no solo realizan estas bolsas sino que elaboran otros artículos como pajillas o pitillos para beber, fabricados con almidón de maíz, recipientes desechables para comida, a base de caña de azúcar.

Todos estos productos coinciden en una misma cosa y es que se biodegradan de manera mucho más rápida que el plástico.

¿No te parece maravilloso? Pues yo jamás había visto algo como esto, es genial que alguien esté trabajando en ayudar el planeta, todos deberíamos colaborar en eso.

Compartir en:

Aprende cómo encontrar empleo en cualquier país siendo inmigrante

Nicolás Maduro reabrió los casinos en Venezuela